Aunque la actividad delictiva no tiene horarios, no se puede obviar que la oscuridad de la noche, la  reducción de las actividades sociales y el reposo de las personas, son condiciones que se prestan a los intereses de los ladrones.

Las sombras limitan la visibilidad de los agentes de seguridad; las personas reposan insensibles a ruidos leves y movimientos sutiles y las cámaras de vigilancia tradicionales pierden efectividad en la detección de intrusos.

Pero, en respuesta a una necesidad tan prioritaria como la seguridad del hogar, la tecnología nos provee de los instrumentos necesarios para detectar movimientos, grabarlos y enviar alertas, en condiciones mínimas o nulas de iluminación.

Las cámaras de visión nocturna

Una cámara de seguridad de última tecnología está en capacidad de emitir alertas, hacer grabaciones en la nube o almacenarlas por medio de tarjetas de memoria, proporcionar acceso a la información (inclusive ver en tiempo real lo que está grabando) desde dispositivos móviles.

También están provistas de sensores de movimiento (que pueden, inclusive, diferenciar personas de animales o vehículos); dispositivos para el paneo o la inclinación de las tomas a distancia y para imágenes de alta resolución.

Pero también las hay con una funcionalidad que dispara al máximo su capacidad para detectar la presencia de intrusos y emitir alarmas: las que pueden cambiar de visión diurna a visión nocturna automáticamente, en cuanto oscurece.

Cuantos más sensores de rayos infrarrojos tenga una cámara son mayores su rango de visión y su capacidad para reconstruir imágenes nítidas, tomadas aún en ambientes con poca luz.

Las cámaras Paradox

En términos de calidad, precisión y eficacia, no se podría esperar menos de una cámara de PARADOX, líder mundial en la fabricación de sistemas de alarma. La cámara Paradox Insight™ HD77, por ejemplo, es una cámara infrarroja que transmite video y audio en HD en vivo e ilimitadamente, para que los usuarios puedan ver y escuchar lo que ocurre en sus hogares, desde el lugar donde se encuentren, a través del teléfono inteligente.

Al activarse una alarma, la cámara envía un video pregrabado, en color si es de día o en blanco y negro si es de visión nocturna, además de 10 imágenes en formato jpgs, para que los usuarios y la central receptora puedan ver lo que liberó la alerta y, si así lo prefieren, obtener acceso a las grabaciones.

La cámara transmite video y audio en directo e ilimitadamente, porque no depende de baterías.  Y todas las grabaciones son almacenadas en una tarjeta de memoria integrada en el módulo, para reducir el acceso no autorizado.

Así son las características de los productos de la marca PARADOX, de la cual somos distribuidores, en Panamá.

En Alarmatic damos soluciones de seguridad en residencias y edificios comerciales, mediante equipos tecnológicos que reúnen los más altos estándares de calidad, eficacia y precisión.

Atendemos en todo el territorio panameño. ¡Contáctenos, sin ningún compromiso!